El hampa arrecia en las universidades venezolanas en medio de la pandemia del COVID-19

Comunidad universitaria denuncia que no posee garantía de seguridad ciudadana

El Observatorio de Universidades en sus estudias también aborda la inseguridad en las instituciones de educación superior en el Estado Lara. En su más reciente encuesta ENOBU 2019 logró identificar que la inseguridad de la comunidad universitaria inicia desde el propio trayecto a la universidad: 47 % de los estudiantes asegura no sentirse seguro en el trayecto a su casa de estudio; mientras que la cifra de profesores que manifiesta no sentirse seguro es de 50 %.

El estudio visibiliza que los obreros son quienes menos se sienten seguros dentro de la institución (58 %), similar a los empleados administrativos, quienes aparecen en el estudio con 57 %. La protección sentida por quienes hacen vida en la universidad se ha disminuido, sobre todo en las instituciones públicas, quienes más han sido afectadas por el fenómeno de la delincuencia. El temor a ser robados constituye la razón principal por la cual los estudiantes y trabajadores no se sienten seguros ni en trayecto a la universidad ni dentro de la universidad.

Por sector los resultados son similares y superan el 90 %. El 96 % de los estudiantes tiene temor a ser robado, el 93 % de los obreros y los profesores y empleados administrativos 91 % cada uno. ENOBU 2019 demuestra que los profesores constituyen el grupo que más ha sido víctimas de robo dentro de la universidad, siguiendo con los empleados administrativos, los obreros y finalizando con los estudiantes..

Las casas de estudio son sometidas a robos constantes y vandalismo. La omisión del Estado venezolano viola el derecho a la educación. Las autoridades universitarias denuncian que las instituciones están vulnerables a los hurtos, ya que se encuentran sin personal de vigilancia por la falta de presupuesto para el pago del servicio.

El Observatorio de Universidades (OBU) ha manifestado que si no hay cambios significativos en las políticas de seguridad ciudadana del Estado nunca habrá mejora en los índices de inseguridad.

 Con respecto al robo en  las instalaciones 63 % de los obreros respondió que en los últimos seis meses han robado en las instituciones de educación superior. De igual forma, 51 % de los profesores, 48 % de los empleados administrativos y 36 % de los estudiantes manifestaron que en sus lugares de estudio y trabajo ha habido algún hecho de robo o hurto.

El estudio visualizó que la tendencia mayoritaria es el robo de equipos como aires acondicionados y computadoras. El segmento que manifiesta conocer mayor cantidad de robos de equipos son los obreros con el 53%. En segundo lugar, los profesores con 43 %, los empleados administrativos con 41 % y en menor medida los estudiantes con 22 %.

UCLA: grandes victimas de la inseguridad

A finales del año 2019 el Decanato de Ciencias y Tecnología de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (DCyT) sufrió la pérdida de insumos a causa de la delincuencia, específicamente  en su coordinación de postgrado y de extensión, dirección de ingeniería en producción, en el departamento de sistemas y en el laboratorio de matemáticas.

Así lo denunció el profesor Álvaro Muñoz quien es profesor de esta casa de estudios, que manifestó que la semana comprendida entre el 08-12-2019 al 15-12-2019 robaron las instalaciones cinco veces seguidas, como resultado de la falta de personal de vigilancia que necesita el DCyT.

Las autoridades de la UCLA indicaron que en el 2018 se aprobó apenas el 3,3 % del presupuesto solicitado, lo que comprometió el mantenimiento y reparación de la infraestructura física, tecnológica y sistemas institucionales, al igual que el parque automotor, adquisición de nuevos equipos y mobiliario.

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *