Anuncio del plan Universidad en Casa por parte del ministro César Trompiz

El plan Universidad en Casa genera más interrogantes que respuestas

 

 

La decisión gubernamental de proseguir actividades en todos los niveles de la educación a través de plataformas virtuales debido a la pandemia del COVID 19, sorprende a Venezuela en unas muy precarias condiciones de acceso a servicios básicos como electricidad e Internet.

En las universidades venezolanas del sector público, la falta de mantenimiento a los equipos, el rezago tecnológico y las acciones del hampa en su infraestructura, dejan sin posibilidad de respuesta institucional a miles de estudiantes que aspiran a continuar sus carreras.

La estrategia de aplicar la modalidad a distancia a través del plan «Universidad en Casa» que ha exhortado el ministro de Educación Universitaria, César Trómpiz, en el contexto de la declaración del estado de alarma, genera más interrogantes que respuestas entre profesores y alumnos, sobre todo en las instituciones públicas.

¿Cómo hacer uso de los recursos tecnológicos si en su mayoría tienen limitaciones de conectividad y desconocen cómo utilizar las plataformas virtuales? ¿Cómo sustituir las clases presenciales de asignaturas que requieren la relación directa entre el docente y el alumno? ¿Está garantizado el aprendizaje si la universidad no está actualizada en el manejo de sistemas virtuales? ¿Cómo preservar la calidad?

Conexión a internet, uno de los principales desafíos

 

El deterioro en la conectividad a internet en las casas de estudio a nivel superior se ha incrementado en los últimos años. El Observatorio de Universidades (OBU) registra que en 2018, solo en el estado Lara, 20 % de los
profesores nunca tuvo internet en su lugar de trabajo, pero al año siguiente, el número de docentes sin acceso a la web de forma continua se incrementó en 230 %. En la misma encuesta del Observatorio de Universidades ENOBU (2019), 67 % del personal administrativo de las universidades públicas tuvo problemas con la conexión a internet y de ellos 20% nunca tuvo posibilidad a conectarse desde lugar de trabajo. En lo que va de 2020, no ha habido mejoras en el servicio, por lo que no puede esperarse cambios en el corto plazo.

Para Yelena Salazar, socióloga y coordinadora del OBU “esta precarización de las condiciones de conectividad deben entenderse en el marco de la crisis eléctrica que se inicia con un primer apagón nacional de cinco días durante el mes de marzo de 2019 y se extiende con posteriores apagones que culminaron en la decisión de decretar un plan de racionamiento eléctrico”. La profesora universitaria y miembro de esta organización concluyó que “para el 2020, el panorama es menos alentador puesto que las universidades siguen padeciendo un secuencial empeoramiento de sus servidores y equipos, producto del impacto que tienen los cortes eléctricos espontáneos incrementados el primer trimestre de 2020”

Fallas eléctricas atentan contra el plan Universidad en Casa

 

En cuanto a la electricidad, la situación es más preocupante, sobre todo en el occidente del país. Para el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos (OVPS) en diciembre del año pasado, 40 % de los hogares reportaron fallas diarias en el servicio. En Maracaibo, San Cristóbal y Barquisimeto, el porcentaje varía entre 75
% y 93 % de fallas por día.

La Federación de Profesores Universitarios de Venezuela (Fapuv) afirmó en un comunicado que el «Plan Universidad en Casa» no es viable. El ministro Trómpiz afirma que 95 % de las casas de estudio se sumaron al programa, pero Fapuv sostiene que en “las actuales condiciones del país es imposible que se dé».

En el documento, se agrega que “las universidades van a tener que analizar la situación, considerar las condiciones reales de las instituciones, sus profesores y sus estudiantes, y con base en ese análisis, reprogramar” sus actividades.

Universidades se pronuncian

 

La rectora de la Universidad de Oriente (UDO), Milena Bravo, dijo con respecto al plan del gobierno que en la UDO “bajo ningún concepto se permitirá la discriminación” de estudiantes que no tengan acceso a Internet. La ONG de promoción y defensa de los derechos de la niñez y adolescencia, Cecodap, emitió un comunicado advirtiendo que la crisis del COVID 19 “encuentra un sistema educativo debilitado por el impacto de la emergencia humanitaria compleja”.

La Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad Central de Venezuela (UCV) expresó mediante un comunicado que “ni la universidad, ni la comunidad estudiantil y profesoral cuenta con el soporte tecnológico adecuado para conectividad, equipos o servicios conexos garantizados como por ejemplo, electricidad”. Por tal motivo, exhortó a “considerar la continuidad de las actividades formativas de extensión que promuevan el contacto entre docentes y estudiantes, traducidas en acciones factibles que redunden en beneficio del país”.

Al respecto, la principal universidad formadora de docentes en Venezuela, la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL), manifestó en su más reciente comunicado “la necesidad de establecer para la mayoría de sus programas fundamentalmente de pregrado, la reprogramación una vez culmine la cuarentena”.

Tal vez te puede interesar:

OBU: Plan Universidad en Casa profundiza las desigualdades en el sector universitario

 

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *