Plan Universidad en Casa del MPPEU presenta un panorama distinto al de profesores y estudiantes

 

Boletín del plan Universidad en Casa, ideado por el MPPEU
Foto: UNEY

La posibilidad de implementar el plan Universidad en Casa (diseñado por el Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria -MPPEU- con el objetivo de impartir clases a distancia luego de que el gobierno declarara el «estado de alarma» por la llegada de la pandemia del coronavirus) depende de dos factores fundamentales: la conectividad a internet y la electricidad.

Ambos servicios están a punto de colapso. Además, el rezago tecnológico, sobre todo de los profesores cuyo máximo salario no supera los 10 dólares mensuales y la invisibilidad de las páginas de muchas universidades públicas en la web, hacen más cuesta arriba cualquier intento de dar continuidad a los estudios en el ya precario sistema educativo venezolano.

Según el boletín Universidad en Casa, que desde abril publica el citado ministerio en el contexto de la cuarentena, en ese mes 60 % de las instituciones de educación superior hizo uso de plataformas virtuales para la enseñanza, aprendizaje y evaluación de los estudiantes. El boletín también aseguró que están activas 5.372 aulas virtuales en las plataformas de las universidades y demás instituciones de educación superior como parte del plan Universidad en Casa. No obstante, las páginas de varias casas de estudio como LUZ, UCLA, Unellez y UDO, entre otras, no aparecen en la web desde antes de la aparición del órgano informativo del MPPEU.

Universitarios pesimistas

 

La cotidianidad de los miembros de la comunidad académica pinta un escenario menos optimista que el presentado por el boletín del MPPEU. El monitor del Observatorio de Universidades (OBU), Monitor OBU, registró en una de sus recientes mediciones que la pandemia generada por el COVID-19 llegó a las instituciones de educación superior en medio de unas condiciones muy  adversas.

En lo que a conectividad se refiere, en el estado Lara 52 % de los estudiantes ha tenido que acudir a vecinos, familiares o amigos para conectarse a internet; 58 % dijo que no tuvo acceso desde su casa a la web en el año 2019. La crisis ha repercutido también en el sector profesoral: el porcentaje de docentes que nunca tuvo acceso a computadoras creció de 29% en 2018 a 76 % en 2019, mientras que uno de cada cuatro educadores consultados por el OBU no tiene posibilidad de comprar un celular “inteligente”.

Otro problema es el de las condiciones nutricionales en que se encontraban profesores y estudiantes cuando se decretó el estado de alarma. De acuerdo con la información recogida por el Monitor OBU, 85 % de los docentes y 82 % de los alumnos come igual o peor que el año pasado, que ya mostraba cifras desalentadoras de la larga crisis que padece el país. En este contexto, las posibilidades de éxito de la continuidad de los estudios lucen remotas.

Plan Universidad en Casa contempla exposiciones cortas vía telefónica

 

En el segundo boletín Universidad en Casa, publicado en mayo, se recomienda a los docentes cuyos estudiantes solo tengan como forma de comunicación las llamadas telefónicas, “asignar lecturas cortas para su análisis y valorar exposiciones telefónicas cortas”. Y en cuanto a los que tengan acceso a correo electrónico y redes sociales como WhatsApp o Telegram, “asignación de tareas escritas que fomenten el análisis y reflexión como informes, mapas mentales, organizar foros virtuales, audio clases, videotutoriales y análisis, videollamadas”. Para uno y otro grupo, considerando las condiciones referidas, la balanza se inclina al lado de las desventajas para continuar los estudios.

En el boletín número 3, fechado el mismo mes, el ministerio reconoce la crisis, pero atribuye la responsabilidad a factores externos de la gestión gubernamental de Nicolás Maduro y su equipo. “Estamos en asedio por la denominada guerra multidimensional de amplio espectro, cuyos efectos dificultan las posibilidades de conectividad telefónica y eléctrica. Pasamos inmediatamente a la búsqueda de opciones viables para garantizar la prosecución académica con base en el plan Universidad en Casa”.

Recursos alojados en página web administrada por el MPPEU fuera de línea

 

El MPPEU ha abierto una página web en la que, además de los boletines informativos, ofrece videotutoriales para el uso de tecnologías y enlaces a portales con repositorios de materiales. En la sección “caja de herramientas” se anuncian enlaces para videos, herramientas, guías, libros, publicaciones, documentos. Ninguno de ellos abre.

Al momento de redactar esta información, circuló la noticia de que grupos vandálicos incendiaron la biblioteca de la Universidad de Oriente, en Cumaná. Días antes, en Maracay, unos delincuentes mataron y descuartizaron una yegua de la Facultad de Ciencias Veterinarias. El primer boletín del MPPEU afirma que el plan Universidad en Casa está fundamentado en siete medidas entre las que se encuentran la “preservación de instalaciones y servicios” de las casas de estudio nacionales mientras dure la pandemia.

De acuerdo con las proyecciones oficiales, el plan se extenderá hasta el 31 de julio de 2020.

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *