Los profesores universitarios no se incorporarán a las clases presenciales

Los profesores universitarios no se incorporarán a las clases presenciales

 

Los pasillos universitarios seguirán vacíos en Venezuela. Foto: Wikipedia

El Ministerio de Educación Universitaria recibió una respuesta de rechazo por parte de la Federación de Profesores Universitarios de Venezuela (Fapuv) de reiniciar las clases presenciales en medio de la pandemia del coronavirus. El plan Universidad en Casa, tiene una segunda fase de implementación según la cual, los estudiantes deben volver a las aulas en la modalidad semipresencial en octubre próximo.

No obstante la promoción que tuvo al principio, no hay información oficial de cómo resultó la aplicación del plan Universidad en Casa en la primera fase. Las condiciones técnicas en las que se encuentra el país y la imposibilidad para que los profesores adquieran o actualicen sus equipos, son realidades que obstaculizan la posibilidad de impartir y recibir clases en línea, como anunció el Ministerio en su momento.

Las fallas de acceso a internet, la imposibilidad de adquisición de equipos para la conexión, la curva de contagio de COVID-19 que no aplana aun en los días de restricción radical, los cortes eléctricos, la falta de gasolina, salarios de menos de cinco dólares mensuales y un seguro de hospitalización, cirugía y maternidad que no cubre el más mínimo servicio, el deterioro de las instalaciones de las instituciones públicas, la inseguridad y la ausencia de los servicios de comedor y transporte para los estudiantes, son las principales razones por las que los docentes se niegan a incorporarse a las clases presenciales, arriesgando sus propias vidas.

El Observatorio de Universidades estudia la realidad de la academia

 

El Observatorio de Universidades (OBU) ha hecho un análisis de las condiciones en las que se encuentran las universidades y la comunidad académica en el estado Lara, entidad que concentra el mayor número de casas de estudio a nivel superior en todo el país. La encuesta Enobu refleja que más de la mitad de los estudiantes que no accede a internet debió acudir a la casa de un vecino o familiar para conectarse y  cuatro de cada 10 de los que estudian en las instituciones públicas tuvo imposibilitado para el acceso al servicio en 2019. A pesar de que 76 % de ellos tienen teléfonos inteligentes, no tienen suficientes datos móviles para entrar a la red.

En lo que se refiere a los profesores, 67 % no pudo conectarse a la web desde sus universidades en 2019, y lo que es peor, 76 % de los docentes ni siquiera tuvo computadoras en su lugar de trabajo. Igualmente, 75 % de los educadores tiene teléfonos inteligentes, pero a 63 % de ellos no les alcanza su salario para cubrir el plan de datos de un mes.

En materia de salud, la pandemia ha llegado en condiciones de mucha vulnerabilidad para los que laboran en las universidades: 79 % de los docentes, 81% del personal administrativo y 85 % de los obreros, tuvieron dificultades para adquirir medicinas para tratar enfermedades crónicas (en su mayoría hipertensión arterial y diabetes). No hay razones para asegurar que la situación haya mejorado en lo que va de extensión de cuarentena.

El gremio profesoral se planta una vez más frente al Gobierno

 

Fapuv ha dejado claro en un comunicado publicado el pasado jueves, que la presencia en las aulas solo será posible si la curva de contagio disminuye y su reducción sea validada por expertos que actúen éticamente. Los protocolos de bioseguridad y la dotación de equipos de protección, así como las garantías para mantener el distanciamiento físico, son otras condiciones que se deben tomar en cuenta. En tal sentido, se presentan casos como los de la UCV, donde la asignación inconsulta de cupos de nuevos ingresos por parte de la Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU) rebasa la capacidad de la Universidad para atender a un número mayor de estudiantes de lo que se había previsto.

“No podemos permitir, como sociedad, que se aparente la prestación de un servicio fundamental, como lo es la educación, mientras a nuestra juventud se le niega en la práctica el acceso y se atenta contra el derecho a la vida de los docentes”, dice el comunicado suscrito por Fapuv y las asociaciones de profesores Apucv, Apula, Apuz, Apucla, Apudo, Apusb, Apuc, Apunet, Apunellez, Apunesr, Apauna, Apunellarg, Apunefam, Apunermab, Apuneg, Aproupel, Apunexpo y Apunesur.

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *