Vandalismo en universidades venezolanas

Continúa el asedio del hampa contra las universidades venezolanas

 

Vandalismo en universidades venezolanas
Incendio en edificio de Fundageominas en la UDO de Ciudad Bolívar. Foto: @confevme

 

A escasos días del ataque contra los núcleos de Sucre, Bolívar y Monagas de la Universidad de Oriente, en uno de los cuales una banda de delincuentes destrozó a mandarriazos un microscopio del Instituto de Biomedicina valorado en 2 millones de dólares, el hampa volvió por sus fueros en varias universidades venezolanas que ya han sido vandalizadas.

En la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad del Zulia (LUZ), durante la madrugada del 7 de enero, un grupo de 30 antisociales irrumpió a su sede ubicada en la avenida 16, al norte de Maracaibo, para robar el cableado y al encontrarse con el personal de seguridad, lanzaron desde el segundo piso del edificio al señor Richard González, uno de los vigilantes, e hirieron gravemente a su compañero de labores, Ismael Tovar, según el informe de la Dirección de Seguridad Interna de LUZ.

Ambos funcionarios de seguridad fueron trasladados al Hospital del Sur de Maracaibo donde están bajo observación médica dada su delicada situación. Los hampones, portando palos y armas blancas, lograron su cometido de llevarse parte del cableado y equipos de oficina. También en LUZ, en las facultades de Ingeniería, Medicina y Ciencias saquearon cables y parte de su mobiliario.

En el Decanato de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA), en Barquisimeto, los delincuentes robaron en la sede de aulas unos equipos de computación que fueron donados por la empresa El Tunal. La falta de vigilancia favorece la incursión de grupos delictivos en varios de los decanatos de la UCLA.

Las escuelas de medicina no están exentas de los robos

 

En la Universidad de Los Andes incursionaron otra vez los delincuentes. En esta oportunidad asaltaron la sede de la Asociación de Estudiantes de Medicina, en Mérida, mientras que la Unidad de Litiasis y Enfermedades Matabólicas de la escuela de Medicina de la Universidad de Carabobo fue destrozada por un grupo de asaltantes, según denunció el dirigente estudiantil Marlon Díaz.

Para el profesor Carlos Meléndez, director del Observatorio de Universidades, la impunidad con la que actúa el hampa en contra de las casas de estudio del sector público las deja en peores condiciones de vulnerabilidad de las que estaban hasta finales del año pasado.

La educación en todos sus niveles está en una situación muy grave, no solo ante la ausencia de una política de seguridad por parte del Gobierno, sino por el abandono en materia salarial, la asfixia financiera a las universidades y la precariedad de la vida de los venezolanos. No hay dolientes para este sector; está amenazada la posibilidad de reinicio de clases en este contexto”, afirmó Meléndez.

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *