Comunicación social forma parte de las carreras humanísticas y sociales

Sería un retroceso la privación del derecho a estudiar carreras humanísticas y sociales

 

Comunicación social forma parte de las carreras humanísticas y sociales
Foto referencial

 

Aunque aún no está oficializada su ejecución, la presentación a las universidades privadas que hizo a principios de año el ministro de Educación Universitaria, César Trómpiz, del plan de “redimensiones del sistema universitario basado en la reactivación del aparato productivo nacional” ha generado incertidumbre en la comunidad académica. En el documento, figuran como prioritarias 145 carreras, en las que no hay cabida para las humanidades, las ciencias sociales y la medicina no comunitaria.

Si el plan se lleva a cabo, podrían quedar excluidas opciones de estudio en estas áreas para los bachilleres que aspiren a entrar  a las universidades en 2021.

En el plan, hay 15 carreras “priorizadas”, 21 consideradas “necesarias” y 109 calificadas como “complementarias de interés nacional”. Salvo dos especialidades en educación, el total de los programas son técnicos. En el área de salud, por ejemplo, solo hay una carrera priorizada, la de medicina integral comunitaria, y como “necesarias”, solamente dos, enfermería integral comunitaria y bioanálisis. Como “complementarias del área”, figuran 18.

El contenido del plan no ha sido discutido en el Consejo de Universidades, en el que las universidades autónomas no tienen poder decisión y las privadas no tienen derecho de voto. El portal Banca y Negocios publicó una entrevista hecha al secretario de la Universidad Central de Venezuela, Amalio Belmonte, en la que este afirma que de llevarse a cabo el propósito gubernamental se estaría en una suerte de fase final para las universidades del sector público, que desde hace más de una década sufren un progresivo recorte financiero. “Ya no sería una universidad, sino una escuela técnica con un título, lo que estaría conspirando contra la vocación natural de los jóvenes estudiantes”, dijo Belmonte.

Muchos quedarían fuera del sistema universitario

 

En una entrevista realizada por el Observatorio de Fake News al profesor Carlos Meléndez, director del Observatorio de Universidades (OBU), Meléndez advierte que si se excluyen las opciones de formación en humanidades y ciencias sociales para los estudiantes de nuevo ingreso se contravendrían algunos principios de la Constitución venezolana.

Uno de los deberes del Estado es el desarrollo del potencial creativo y la formación integral del ser humano, establecido transversalmente en la Carta Magna, la Ley de Educación y la Ley de Universidades. Las artes, la literatura, la filosofía, apuntan a la actitud reflexiva, al argumento razonado, que es posible gracias al desarrollo de las humanidades”, aseveró.

Durante la segunda mitad del siglo XX, recuerda el sociólogo Meléndez, se crearon institutos universitarios para la promoción de carreras técnicas, pero era un país que crecía y tenía la necesidad de ampliar y diversificar su aparato productivo. Con las universidades experimentales se masificó la educación, lo que permitió alternativas de formación que coadyuvaron al desarrollo.

“En medio de una emergencia humanitaria compleja y la destrucción de la economía, priorizar carreras que no van a poder reactivar la producción luce poco efectivo. ¿Dónde se van a ocupar esos profesionales en desarrollo industrial y construcción, por ejemplo, si no hay quien los emplee?” se pregunta.

Varias de las carreras del plan ya se están impartiendo en las universidades que controla el Gobierno como la medicina comunitaria. “Las prioridades son otras; atender la difícil situación de las universidades y los universitarios. Filtrar a las personas que quieran entrar al sistema, violando el derecho a elegir una profesión, afecta a las carreras que se están quedando sin estudiantes; sin duda la matrícula ha disminuido y una medida de ese tipo agravará el estado en que se encuentra la academia”, dijo Meléndez.

Las prioridades son otras, no las carreras humanísticas y sociales

 

La encuesta Enobu Virtual de 2020 permitió conocer que en octubre del año pasado 57 % de los estudiantes del sector público no había visto clase de manera virtual durante pandemia. “En las universidades no controladas por el Gobierno, el 85% de los estudiantes no conocía el plan Universidad en Casa que anunció el Ministerio para dar continuidad a las clases, mientras que en las instituciones bolivarianas, el  58 % de los alumnos no sabía de la existencia del plan y 63 % de los profesores no había recibido de formación para impartirlo.

Hasta hoy, más de la mitad de la población universitaria del país no ha podido reactivarse desde que se declaró el estado de alarma en marzo de 2020”, aseguró Meléndez.

De octubre a enero no ha habido avance de la continuación de las clases, mientras los estudiantes reclaman su derecho a seguir formándose. ¿Son los profesores, que están en condiciones de pobreza, los responsables de ello? La verdad es que no es solo el tema salarial, la infraestructura universitaria se cae a pedazos por falta de mantenimiento, se perdieron las providencias de comedor y transporte para los alumnos. A la Universidad de Oriente la están desvalijando y no hay quien detenga eso. A estas alturas, no es posible conocer la diversidad de carreras existentes en el país, la OPSU desde hace tiempo dejó de tener una política informativa para los aspirantes, la página del Ministerio presenta fallas, hay usuarios que piden desesperadamente la activación del GTU para legalizar sus documentos, la opacidad está generando desinformación. Esas son las prioridades de la universidad venezolana”, finalizó el director del OBU.

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *