Universitarios venezolanos exigen vacunación inmediata al Estado venezolano

Universitarios venezolanos luchan por un país libre y sin pandemia

 

Universitarios venezolanos exigen vacunación inmediata al Estado venezolano
Foto tomada de La Prensa de Lara

 

El movimiento estudiantil venezolano ha concentrado sus energías en cuatro frentes de acción durante las últimas semanas.

Por una parte, mantienen la exigencia al Gobierno central de un proceso equitativo de vacunación para los miembros de la comunidad universitaria. En paralelo, avanzan en la “Ruta por Venezuela” que recorre todo el país recogiendo información sobre la manera en que la población más vulnerable vive la crisis humanitaria compleja. Esa data la consignarán en un documento ante las sedes de los organismos internacionales en Caracas.

De igual manera, los universitarios presionan en la calle y en la opinión pública por la reactivación de las clases en todas las instituciones de educación superior dependientes del Estado, aunque estén asfixiadas financieramente.  Simultáneamente a estas actividades, y con el visto bueno de las autoridades académicas, los futuros profesionales se han sumado a jornadas de mantenimiento y limpieza de la infraestructura que se ha visto afectada por la crisis presupuestaria y las recurrentes incursiones delictivas durante la pandemia.

Vacunas para todos

 

En los estados Zulia, Anzoátegui y Lara, y en el Distrito Capital, los estudiantes de las universidades del Zulia (LUZ), Oriente (UDO), Experimental Antonio José de Sucre (Unexpo), y Central de Venezuela (UCV), exigieron que se incluya en los planes de inmunización contra la COVID-19 a toda la comunidad de profesores, alumnos y trabajadores.

No puede ser posible que los hospitales estén colapsados, que las universidades no abran, que se multipliquen los casos (de contagios) y no exista un plan de vacunación serio. (…); no es justo, es inhumano. Por eso les exigimos a quienes manejan los recursos del Estado, un plan de vacunación masivo y sin distinción”, dijo Yeissel Pérez, presidenta de la Federación de Centros Universitarios (FCU) de LUZ.

En Lara, los dirigentes del sector señalaron que solo 5 % del total de los estudiantes de medicina que prestan servicios en los centros públicos de salud en todo el país han sido vacunados. Dariannys Escobar, de la Unexpo, explicó que se mantendrán en protesta exigiendo sus derechos y por una Venezuela libre.

En Puerto La Cruz, estado Anzoátegui, el líder de “UDO Somos Todos”, José Daniel Figueredo, dijo que los alumnos seguirán reclamando hasta conseguir un plan de inmunización “claro, creíble y transparente para la población”. Dilan Estrada, de la UCV, aseguró durante una concentración en Caracas que “La urgencia es que queremos vivir y no existen políticas en el país para decir que podemos salir porque no hay vacunas”.

La “Ruta por Venezuela” no se detiene

 

El pasado 5 de junio arrancaron varios grupos de estudiantes desde distintos puntos de los estados Zulia, Bolívar y Mérida en la “Ruta por Venezuela”. Los jóvenes están recorriendo barriadas y zonas rurales para recabar de primera mano información sobre cómo viven sus habitantes. Luis Palacios, de la FCU de la UCV, estima que entre 13 y 15 días los universitarios de varias regiones lograrán su cometido para consignar ante los representantes de organismos internacionales un pliego de evidencias de la emergencia humanitaria compleja que desde hace años afecta al país.

Activados por el rescate de los espacios de la universidad

 

En la UCV, un grupo de estudiantes puso manos a la obra en su universidad para recoger escombros y limpiar los espacios donde aspiran a que se reactiven las clases. Son conscientes de la grave crisis presupuestaria que padece la institución y, para evitar que la falta de recursos se trague a la institución, hacen lo que esté a su alcance.

Una nota del portal Crónica.uno fechada el 21 de mayo da cuenta de que 15 estudiantes se apersonaron en la UCV con 50 bolsas negras, 4 kilos de jabón, 3 escobas, 2 rastrillos e igual número de palas y cepillos, para recoger la maleza y limpiar áreas comunes. Según Jesús Mendoza, representante ante el Consejo Universitario, en esta casa de estudios hay 250 obreros, pero solo asisten 8, porque el resto vive en zonas distantes y están dedicados a otras actividades para ganarse la vida. Mendoza lamenta que haya personas en situación de calle que tomaron como refugio los espacios de la universidad.

Los estudiantes aspiran a que se reactiven las actividades

 

En la Universidad Pedagógica Experimental Libertador del núcleo El Mácaro, en el estado Aragua, que tampoco ha reiniciado clases desde que se declaró el estado de alarma, el dirigente oficialista Nelson Cordero responsabilizó a las autoridades de la institución por la tardanza en la entrega de notas para la inscripción de los alumnos. Lo que no dice el joven Cordero es que los salarios de los trabajadores universitarios no superan los cinco dólares mensuales y que la mayoría de ellos deben dedicarse a otras actividades para sobrevivir.

En este contexto, los procesos administrativos se hacen más lentos porque acuden menos trabajadores a la universidad.

«Hacemos un llamado de atención y alerta al ministro del Poder Popular para la Educación Universitaria, César Trómpiz, al fiscal general de la República, Tarek William Saab y al contralor general de la República, Elvis Amoroso, a que tomen cartas en el asunto y que no permitan que la demagogia, la ineptitud, así como la falta de eficiencia por parte de las autoridades de la UPEL sigan violentando nuestro derecho a la educación, y que estos mercenarios de la educación amparados en su mal llamada o interpretada autonomía universitaria sigan destruyendo la universidad de los maestros», dijo Cordero al portal informativo El Siglo.

En contraste a la posición de Cordero, Zair Escalona, estudiante de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA), de Barquisimeto, estado Lara, reconoce con preocupación que las condiciones socioeconómicas de los profesores y personal, así como el deterioro material y financiero de las instituciones de educación superior del sector público son una amenaza para todos.

Es un asunto de la situación del país”, dijo Escalona al referirse a la dificultad que tienen los estudiantes para obtener sus notas u otros documentos resguardados en las dependencias en la UCLA. “A veces por la falta de gasolina el personal administrativo no puede asistir a la universidad o por el tema pandemia, pueden ir solo unos días por una cierta cantidad de horas, así que es bastante complicado”, indicó la joven al portal El Impulso de Barquisimeto.

Eduardo Bocaranda, dirigente de la Universidad de Carabobo (UC), espera que se retomen paulatinamente las actividades académicas a través de las plataformas electrónicas y en el caso de Medicina, que se haga presencialmente bajos las medidas de bioseguridad.

Para ello, hizo un llamado al personal docente y administrativo de la UC. La rectora de esta casa de estudios, Jessy Divo, afirmó que el Consejo Universitario acordó autorizar a cada facultad para evaluar, de acuerdo a sus posibilidades, el reinicio a clases presenciales.

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *